Cooperativa Integral Catalana. Campaña de donaciones.

Por Cooperativa Integral Catalana

trobada_ecoxarxes

La Cooperativa Integral Catalana (CIC) inició su camino en mayo de 2010, recogiendo principios y prácticas que había desarrollado un sector amplio de activistas en aquellos tiempos, en el marco de proyectos e iniciativas de autogestión y de defensa del territorio, principalmente vinculados al movimiento por el decrecimiento. De hecho, la primera vez que se expuso la idea de las cooperativas integrales fue la publicación masiva Podemos !, En 2009. Tres años más tarde, cuando ya llevábamos 2 años de camino, se volvió a exponer de forma mucho más exhaustiva a Rebelaos!.

Sobre este contexto emergió la voluntad de impulsar una iniciativa en transición que a través de la autoorganización permitiera generar las condiciones para superar los límites de la sociedad capitalista actual, basados en la hegemonía del Estado, la banca y el mercado. La CIC se define, efectivamente, como una «iniciativa en transición para la transformación social desde abajo mediante la autogestión, la autoorganización y el trabajo en red».

Durante estos años se ha practicado la estrategia de transición que desde el inicio se anunció para proteger la actividad autogestionaria de los poderes hegemónicos ya mencionados. Así el uso colectivo y compartido de las formas jurídicas cooperativas ya está proporcionando, en la actualidad, la protección de muchísimas iniciativas, la actividad económica de cientos de proyectos autónomos en el territorio, el patrimonio en el ámbito de la colectivización de fincas o la financiación de nuevos proyectos que permitan continuar nutriendo redes autogestionarias emergentes, reduciendo de forma importante la fiscalización que el Estado ejerce sobre los seres humanos.
Por otra parte la expansión de la información y del conocimiento a través de internet nos permiten ir generando herramientas clave, para una autonomía cada vez más patente de nuestro sistema económico. Una de estas herramientas es la misma de CoopFunding, que permite ya que de manera muy flexible cualquier persona pueda implicar con su aportación del proceso autogestionario y así contribuir a seguir consolidando nuestras vías de autofinanciación.
Con el surgimiento de estas redes, son ya una realidad numerosas iniciativas autónomas de autoorganización bioregional como las «ecoxarxes» y los núcleos de autogestión en el ámbito más local, con una presencia creciente de las monedas sociales y otros sistemas de relaciones económicas basados en la confianza.

Igualmente, se han empezado a establecer las bases de sistemas que promocionan el bien común mediante la ayuda mutua y la cooperación, más allá de los términos de competición y abuso que promueve el binomio estado-mercado. Estos sistemas emergen en propuestas como el Sistema Público Cooperativista —proyecto alternativo al «Estado de bienestar»—, donde se enmarcan la educación, la salud, la vivienda, la alimentación, el transporte o, incluso, la justicia, grupos de trabajo que de manera coordinada comienzan a desarrollar pequeñas experiencias de autoorganización en estos ámbitos. Y todo ello teniendo siempre en cuenta que el desarrollo del factor comunitario y de la responsabilidad a nivel individual son siempre claves.

De la misma manera, también, es un objetivo prioritario el apoyo a las iniciativas productivas autogestionadas, la atención a las relaciones humanas y los conflictos que surgen, así como el desarrollo de redes y canales de comunicación que den voz a una realidad autogestionaria emergente más allá de la propia Cooperativa Integral Catalana.

Inspirados por la experiencia de la CIC y de otras iniciativas autogestionarias colectivas, han emergido en los últimos años diversos proyectos de cooperativas integrales y otros procesos de autoorganización en red, principalmente en los países catalanes, en la Península Ibérica y en Occitania. Son ejemplo la Cooperativa Integral Valenciana (A Tornallom ), el ecoxarxes Mallorca, la Cooperativa Integral Aragonesa, la Cooperativa Integral Granaína, la Cooperativa Integral Asturiana, la Mancomunidade Integral Galega, el EcoRed Salamanca, la Cooperative Integrale Toulousaine, el EcoRéseau Pays Nantais, Herri Kooperatiba en Euskal Herria, etc. También, hay iniciativas con objetivos similares, como son las Redes autogestionadas de Málaga, la Red Horizontal de Autogestión y la Red de Colectivos Autogestionados ( Madrid ), el colectivo Auzolan en Euskal Herria, etc.

Es a través de esta experiencia acumulada en red, desde donde se dibuja el camino de la revolución integral, el reflejo de sitios. A medida que avance la construcción de contrapoder popular este se irá asentando con fuerza y entidad propia en el ámbito local y bioregional. Este sería el escenario básico donde se articularía la soberanía del pueblo en una futura sociedad autogestionaria, en base a la relocalización de la vida política, económica y social. Esto, claro, sin olvidar la dimensión global de la revolución y la necesidad de fomentar el avance de los procesos emancipadores en todo el mundo.

Si quieres colaborar con este apasionante proceso de la Cooperativa Integral Catalana, también lo puedes hacer con aportaciones hacia el presupuesto común, para que sea desde la responsabilidad colectiva de la asamblea de la CIC desde donde se decida un destino coherente de los recursos. Puedes hacer tu aportación mediante esta campaña de CoopFunding y, a través de la web de la CIC, hacer el seguimiento de cómo evolucionamos a partir del esfuerzo de todas las personas que, como tú, lo hacemos posible.

 

Share Button

(Disponible también en: Inglés Catalán Griego)

Deja un comentario

*

  1. Yango González
    10.00€
  2. L. Rafael
    50.00€

Introduce la cantidad que quieres aportar

Aporta al proyecto